Comienza el avistamiento de ballenas jorobadas en Ecuador

Un espectáculo natural y de amor llega a las costas de Ecuador. Las provincias de Manabí, El Oro, Guayas y Esmeraldas, en los meses de junio a octubre, reciben la visita de las ballenas jorobadas que viajan 8.000 km desde la Antártida para reproducirse, en el centro del mundo.

La temporada de avistamiento de ballenas empieza y el país de los cuatro mundos da la bienvenida a estos mamíferos que eligen las cálidas aguas ecuatorianas para originar la vida. El Ministerio de Turismo promociona esta actividad con la campaña #AvistamientoDeBallenas y motiva a los turistas nacionales y extranjeros a viajar por Ecuador.

Para disfrutar del evento natural con las garantías de seguridad necesarias, esta cartera de Estado elaboró una guía de recomendaciones para guías turísticos y viajeros. Cada año, el Ecuador recibe turistas, periodistas, investigadores y público en general para observar la imponente presencia de los animales que llegan a aparearse y reproducirse en el paralelo cero.

Avistamiento de ballenas Ecuador-CostasCuando llega marzo, las ballenas jorobadas abandonan las aguas heladas del sur y viajan al norte para encontrar pareja y reproducirse en aguas cálidas de Ecuador. Foto: Mintur.

Recomendaciones para disfrutar la aventura
Las operadoras de turismo deben contar con Registro de Turismo y Licencia de Funcionamiento.
Las operadoras de turismo deben tener una póliza de seguro para todos los pasajeros.
Los pasajeros incluidos tripulación y guías deben utilizar chalecos salvavidas.
La aproximación de las embarcaciones debe iniciarse a 400m para ballenas y 200m delfines.
Durante el avistamiento de ballenas se deberá mantener a una distancia de 10m con las ballenas y 50m con los delfines.
Para la aproximación y alejamiento, la velocidad permitida de las embarcaciones es de 8km por hora.
Recordar que si una ballena se acerca a la embarcación, ésta deberá detener la marcha de la nave.
Se considerará un tiempo de 25 minutos. Y si existieran crías 15 minutos para la observación de ballenas.
Los pasajeros no deberán ponerse de pie ni cambiar su ubicación en la embarcación.
Los pasajeros no pueden lanzar desperdicios en el mar, ni realizar pesca.

Fuente: Agencia Andes