Corea del Sur elimina al campeón Alemania

Alemania no revalidará en Rusia el título conseguido hace cuatro años en Brasil. La ‘Mannschaft’ cayó este miércoles contra todo pronóstico a manos de Corea del Sur (2-0) y se despide de la Copa del Mundo de Rusia en la fase de grupos, después de tres partidos mediocres y con una falta de fútbol evidente.

El equipo de Joachim Löw, que perdió en su debut ante México (1-0) y superó casi de milagro a Suecia (2-1) en la segunda jornada, sucumbe así a la llamada ‘maldición del campeón’ y no podrá defender su corona el próximo 15 de julio en el estadio Luzhniki de Moscú.

Dos goles en el tiempo de descuento de la segunda mitad, uno de Kim Young-Gwon (m.92) otorgado por el VAR y otro de Son Heung-min (m.96) tras un fallo clamoroso de Manuel Neuer en el centro del campo, hundieron a la ‘Mannschaft’ y rescataron el honor de Corea, que se va del Mundial por la puerta grande.

En Corea del Sur, pese a que necesitaba ganar por dos goles, el técnico Shin Tae-young, que no pudo contar por lesión con dos piezas clave como Kim Sung-yueng y Park Joo-ho, adoptó una táctica similar a la que empleó contra México: un 4-4-2 replegándose atrás y buscando salir a la contra con dos ‘balas’ como son Koo Ja-cheol y Son Heung-min.

Si a la ‘Mannschaft’ le faltó chispa contra México y Suecia, la historia se repitió este miércoles en Kazán ante Corea. Lenta, sin ritmo, sin frescura y sin desborde -con Leroy Sané viendo el Mundial desde casa-, esta Alemania está a años luz de la que maravilló en Brasil hace cuatro años.

El portero Manuel Neuer de Alemania muestra su fustración ante la eliminación de su equipo
El portero Manuel Neuer de Alemania muestra su fustración ante la eliminación de su equipo a manos del combinado de Corea del Sur en la Copa Mundial de Fútbol 2018. Fot: EFE

No funcionó el plan
El equipo Alemán, tras el descanso, y nada más llegar de los vestuarios, Goretzka, hasta entonces intrascendente, obligó a volar al portero Choo Hyun-woo, que sacó una mano salvadora a remate de cabeza que mantuvo a los suyos en el partido.

La tensión crecía en el campamento alemán, donde llegaban noticias de los primeros goles suecos en Ekaterimburgo. Todo lo que no fuera ganar a Corea supondría despedirse del Mundial. Ahí movió fichas Löw, que quitó a Khedira y a Goretzka para dar entrada a Mario Gómez y Thomas Müller, moviendo a Werner a la derecha y a Reus a la izquierda.

Tampoco le funcionaba el plan al campeón, que no conseguía penetrar la férrea línea de cinco atrás de los coreanos, muy cómodos esperando y replegados atrás y dejando sólo arriba a Son. El punta del Tottenham metió incluso el miedo en el cuerpo a los 25.000 aficionados germanos presentes en el Kazán Arena, radio en la oreja y atentos al partido de México y Suecia, con un disparo que se marchó fuera por poco.

Lo intentó a la desesperada Alemania, con el partido roto y el recién ingresado Brandt en el lateral izquierdo, pero ni así lograron. Quien marcó fue Corea, que lo hizo por partida doble en el descuento, primero con Kim, en un tanto que otorgó el VAR al comprobar que había tocado Kroos hacia atrás, y después con Son, después una contragolpe tras una pérdida de Neuer en el centro del campo. Así, con un error de su capitán, cerró Alemania su pobre participación en Rusia.

Fuente: Agencia Andes