Sepultan a la pareja secuestrada y asesinada en la frontera norte

Katty Velasco y Óscar Villacís, la pareja de civiles ecuatorianos secuestrados y ejecutados en la frontera norte del país, fueron sepultados el domingo en la provincia de Santo Domingo, luego que el viernes pasado llegaran sus cuerpos al país procedentes de Colombia.

Katty, de 20 años, y Óscar, de 24 años, habían unido sus vidas este año y decidieron viajar a una localidad limítrofe con Colombia en una  motocicleta cuando fueron capturados por grupos armados que operan en la zona y que estarían liderados por Walter Patricio Arízala Vernaza, alias Guacho.

A “Guacho” también se atribuye el secuestro y ejecución de un equipo de prensa del diario El Comercio este 2018 en circunstancias similares.

A la lista de víctimas de esos grupos se suman los cuatro militares que perdieron la vida al explotar un artefacto en la misma región, para un total de nueve personas fallecidas en los episodios violentos en los límites binacionales este año.

Según estimaciones, los jóvenes fueron apresados el 12 de abril y el 17 de ese mismo mes sus captores enviaron un vídeo al Gobierno en el que Óscar pedía al presidente de Ecuador que los ayudara.

Los féretros de Katty y Óscar fueron cubiertos de banderas de Ecuador, tal como llegaron al país el pasado día 6 de julio, a pocas horas de que fueron identificados sus cuerpos en Pasto, Colombia, tras el hallazgo registrado en Tumaco (Nariño).

“Santo Domingo, tierra de paz”, se leía en un cartel colocado sobre el ataúd de Oscar, que estaba siendo velado en la pequeña casa de cemento de su madre, María Gómez, quien colocó sillas en un patio de arena para recibir a familiares, amigos y solidarios.

Cobijado con una bandera de Ecuador, rosas blancas y una foto de Óscar, el féretro del ecuatoriano estaba rodeado de velas a punto de acabarse, con su cera perdiéndose en la arena del patio en el sector de La Lorena, en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Al dolor por la pérdida, Gómez sumó su repudio por la forma en que fue asesinado Óscar y tildó de “malditos” a quienes lo ejecutaron.

Madre de seis hijos, Gómez compartió con Efe su preocupación por el futuro que les espera a los dos hijos de Óscar, uno de once meses y otro de cinco años, y pidió que a los gobiernos de Ecuador y Colombia “que no dejen matar a la gente”.

Ello porque ambos gobiernos atribuyen el secuestro y asesinato de la pareja ecuatoriana a la disidencia de la exguerrilla de las FARC.

En el sector de Santa Marta fue velada Katty, cuyo ataúd yacía bajo una carpa en el patio de la casa de su madre.

Adelaida Pinargote, madre de Katty rememoró en declaraciones a Efe que su hija, de 20 años, “era alegre, le gustaba bailar, divertirse, (era) cariñosa, buena hija y buena madre” de Valentina, de 4 años.

“Ese es el único regalo que me dejó ella y tengo que cuidarle y protegerla”, dijo Pinargote, quien pidió “justicia” para que la muerte de su hija no quede impune.

velatorio

“Nosotros lo que queríamos es que nuestro hijo venga acá, a estar aquí con la familia, porque ya no hay mucho tiempo”, dijo a Efe María Gómez, madre de Óscar, unas horas antes de llevar el cuerpo de su hijo al Cementerio Central de Santo Domingo para darle el último adiós.

Las familias de Óscar -quien tenía una hija de once meses y un niño de 5 años-, y de Katty, -madre de una pequeña de 4-, anunciaron que viajarán continuamente a Quito para mantener reuniones con las familias del equipo de prensa.

Fuente: Agencia Andes