El Chocó Andino declarado Reserva de la Biósfera

El titular del Ministerio de Ambiente de Ecuador (MAE), Tarsicio Granizo, señaló, el lunes 30 de julio, que es “un orgullo y un logro para el país” la declaratoria del Chocó Andino como Reserva de la Biósfera  por parte de la Unesco y anunció que el martes 31 de julio empieza el lanzamiento de la Estrategia Nacional de Educación Ambiental.

“La declaración de la Reserva de Biosfera (del Chocó) ha sido un triunfo para el país, pero un triunfo colectivo, porque no solo ha intervenido el Ministerio de Ambiente y la Prefectura (de Pichincha), sino el Municipio de Quito, una serie de Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD), (…) Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y fundamentalmente la población local de la zona”, indicó Granizo en Radio Majestad.

Granizo detalló que el Chocó Andino es una formación con 286 mil hectáreas, similar a la de la Amazonía ecuatoriana, con bosques húmedos tropicales en la zona occidental de la Cordillera de los Andes.

Ubicado en la provincia de Pichincha, esta se considera una de las regiones “más biodiversas del planeta”, según el titular.

Esta área comprende las localidades del Distrito Metropolitano de Quito, San Miguel de los Bancos, Indo, Ulloa, Calacalí, Nanegal, Nanegalito, San José de Minas y la Reserva Geobotánica Pululahua, donde se beneficiarán directa o indirectamente más de dos millones de personas con esta declaratoria de la Unesco.

Granizo afirmó que con esta decisión de la Unesco, la población “gana” en términos productivos locales, el reordenamiento territorial participativo, posibilidades de atraer mayores recursos financieros a esta zona.

Precisó ocho concesiones mineras fueron “desgraficadas” para la creación de esta nueva Reserva de la Biosfera, lo cual significa que dentro de una ‘zonificación’ se permite esta actividad tomando en cuenta los requerimientos ambientales establecidos.

Finalmente, realizó una invitación a todos los ciudadanos residentes de Quito y el país a “conocer esta maravilla“.

El Chocó Andino es la séptima Reserva de Biosfera ecuatoriana elegida por las Unesco, las otras son Archipiélago de Galápagos, el parque nacional Yasuní, el parque nacional Sumaco Napo-Galeras, el parque nacional Podocarpus, el área de biosfera Macizo del Cajas y la reserva del Bosque Seco.

Respecto a la Estrategia Nacional de Educación Ambiental, dijo que contiene los lineamientos para impulsar esta de manera formal e informal.