La mejor colada morada está en Pifo

Doris Orellana, representante del mercado de Pifo, demostró el mejor toque culinario al momento de preparar la colada morada.

El miércoles 31 de octubre se desarrolló la final del III Concurso de la Mejor Colada Morada de los mercados de Quito.

A las eliminatorias llegaron 21 finalistas, quienes fueron reconocidas en sus mercados por preparar la mejor bebida tradicional por el Día de los Difuntos.

La decisión no fue fácil. No solo por los deliciosos potajes que ofrecieron las caceras, sino también porque las propietarias se esmeraron en servir la colada en llamativas presentaciones.

En los alrededores del Centro de Comercio Comité del Pueblo (norte de Quito) se observaron las mesas decoradas con ingeniosas presentaciones: guaguas de todos los tamaños y colores, los ingredientes de la colada: mortiño, maicena, azúcar y frutas a lo largo del lugar.

Entre los establecimientos participantes están: Kennedy, Rumiñahui, Cotocollao, San Roque, San Antonio, El Quinche. La mayoría de estos mercados estuvieron en los encuentros de años anteriores.

En segundo lugar quedó Gloria Cruz, representante del mercado del Comité del Pueblo. En tercero, Alicia Olmedo, del mercado de Chiriyacu.

Los miembros del jurado calificador, compuesto por tres miembros de la Asociación de Chefs del Ecuador, hicieron una visita a los participantes. Reconocieron que elegir al ganador no fue tarea fácil.

Patricio Mata, vicepresidente de la Asociación, comentó que le llama la atención de estas preparaciones es el afán de preservar la tradición. Afirmó que hay participantes que preparan la receta desde hace tres generaciones.

El 9 de octubre empezó el concurso en el que alrededor de 100 comerciantes de 21 mercados disputaron la reñida final; los mercados participantes fueron: Pifo, El Quinche, Carapungo, Comité del Pueblo, Las Cuadras, La Michelena, La Magdalena, Solanda, Carcelén, San Antonio, Cotocollao, Súper del Norte, La Carolina, Chiriyacu, San Roque, San Francisco, Central, América, Mena Dos y otros.

Foto y fuente: El Telégrafo