Archivo de la categoría: Emprendimiento

Pymes latinoamericanas se convierten en inteligentes

Zebra Technologies Corporation (NASDAQ: ZBRA), compañía innovadora con soluciones y partners que permiten a los negocios conseguir su ventaja competitiva, anunció los resultados de su tercer estudio anual, “Índice de Inteligencia Empresarial“, el cual revela un crecimiento a nivel mundial de las empresas que están en camino de convertirse en “inteligentes”. Entre otros aspectos, el estudio arrojó que las pequeñas y medianas empresas (PYMES) en Latinoamérica, tienen mayores posibilidades de tener una visión y planes para implementar Io que las grandes empresas ya están establecidas (69% vs. 62%).

Esta encuesta global analiza hasta qué punto, las empresas están conectando su mundo físico con el mundo digital para impulsar la innovación, en ambientes de orientación en tiempo real; basados en datos y con flujos móviles de trabajo colaborativo. El “Índice de Inteligencia Empresarial” calcula un puntaje basado en 11 criterios diferentes, definidos por importantes tomadores de decisión, entre los cuales se incluyen la visión de Internet de las Cosas (IoT), adopción, administración de datos, análisis inteligentes y más.

Fundamentados en estos criterios e impulsados por la abrumadora presión del mercado para mejorar la experiencia del cliente, las organizaciones del sector retail son las que, en los últimos 12 meses, han presentado el mayor impulso; escalando desde la parte inferior del ranking del 2018, hasta casi la parte superior de la lista del 2019, después de la industria de la salud.

El número de compañías realmente definidas como “inteligentes”, las cuales son las que obtienen un puntaje superior a 75 dentro del Índice, también aumentó año a año, además del hallazgo que las PYMES son quienes obtuvieron el puntaje más alto. Contra un 11% en 2018, el 17% de las organizaciones con más de 250 empleados a nivel global y 12% en Latinoamérica, cruzaron este umbral en el 2019. Un dato relevante, es que el 37% de las PYMES encuestadas, obtuvieron 75 puntos o más, demostrando que hay una oportunidad en estas compañías, cuya visión IoT a veces las hacen más “inteligentes” que las grandes organizaciones.

“Cuando lanzamos el Índice de Inteligencia Empresarial hace tres años, muchas compañías aún estaban tratando de entender cómo las soluciones IoT podían ser aplicadas mejor en sus entornos”, dijo Alessandro Matos, VP de Ventas para América Latina de Zebra Technologies. “Ahora vemos un crecimiento en el sentido de urgencia para mejorar la visibilidad de las operaciones y ofrecer una inteligencia accionable, que atraviese todos los puntos de la empresa. Es por esto que las empresas están demostrando más su compromiso con la ejecución de planes IoT y es muy probable que veamos un aumento en la inversión tecnológica en los próximos años”.

HALLAZGOS CLAVE DEL ESTUDIO

  • El ritmo de adopción se acelera, aumentando los niveles de inteligencia. Los puntajes del Índice de Inteligencia Empresarial continúan aumentando a medida que más empresas pasan de una etapa de exploración a una de implementación, llegando a los 61.5 puntos. Esto representa un crecimiento de casi seis puntos con respecto al 2018 y nueve con respecto al 2017, impulsado principalmente por el aumento en los niveles de “inteligencia” de las empresas de retail y transporte y logística.
  • Se refleja un crecimiento continuo en la inversión de soluciones IoT y otras plataformas tecnológicas de datos. En 2019, el gasto promedio de las empresas a nivel global era de $6.4 millones, evidenciándose un 39% de crecimiento año a año. El 86% de las empresas esperan que este número crezca en los próximos dos años, con más de la mitad de los encuestados esperando aumentar su inversión entre un 21 y un 50%. El 90% de las compañías de Latinoamérica, esperan incrementar su inversión en IoT y movilidad en los próximos dos años.
  • Las implementaciones de soluciones inteligentes han crecido significativamente. El 46% de los encuestados del estudio se encuentran actualmente implementando soluciones de IoT en toda la empresa, un aumento del 38% con respecto a 2018. Otro 32% espera pronto estar implementando a nivel regional. 36% de las empresas en América Latina están implementando sus soluciones IoT en toda la empresa. Incluyendo a aquellas que esperan estar desplegando estas soluciones próximamente de forma transversal, la cifra sube a 65%.
  • Las empresas comprometen cada vez más recursos al monitoreo continuo de los sistemas de datos; la seguridad es prioridad. El 62% de las empresas ahora monitorean constantemente la seguridad de sus soluciones IoT para garantizar la integridad del sistema y la privacidad de los datos. Lo anterior representa un crecimiento de 4% con respecto al año anterior y 13% con respecto al 2017. En dicho año, solo el 49% de las empresas contaban con un protocolo de monitoreo de seguridad constante y 47% lo hacían periódicamente. 53% de las empresas de Latinoamérica actualmente monitorea la seguridad de su IoT para garantizar la integridad de su sistema y la privacidad de los datos.
  • Las empresas están migrando al ecosistema de soluciones inteligentes de un solo socio. Cerca del 49% de los participantes del estudio indicaron que ahora confían en un único socio estratégico para administrar toda su solución de “inteligencia”, incluyendo componentes y servicios proporcionados por terceros.
  • Las PyMEs encuestadas obtuvieron un puntaje en el índice más alto que las grandes empresas (64.5 vs. 61.5 puntos). Estas cifras son sustentadas por las PYMES, quienes afirman que sus empresas tienen mayores posibilidades de tener una visión IoT actualmente y están ejecutando planes relacionados (69% vs. 62%).

 

ANTECEDENTES Y METODOLOGÍA DEL ESTUDIO

  • La encuesta fue desarrollada en línea del 12 de agosto al 18 de septiembre de 2019, incluyendo industrias como salud, manufactura, retail y transporte y logística.
  • En total, 950 tomadores de decisión de IT de nueve países fueron entrevistados, incluyendo Estados Unidos, Reino Unido/Gran Bretaña, Francia, Alemania, México, Brasil, China, India y Japón. Cada una de las organizaciones tenía al menos 250 empleados y un ingreso anual de USD$5 millones. Los datos capturados de las pymes se centraron en empresas de 50 a 249 empleados.
  • Se utilizaron once criterios como métrica para comprender dónde se encuentran las empresas en el camino de ser una “Empresa Inteligente”. Estos incluyen: visión IoT, compromiso del negocio, socios de soluciones tecnológicas, plan de adopción, plan de gestión del cambio, aplicación en los puntos de uso, estándares de seguridad, plan de ciclo de vida, arquitectura/infraestructura, plan de datos y análisis inteligente.
  • Estos criterios fueron identificados y definidos por ejecutivos, expertos de la industria y quienes definen políticas corporativas en diferentes industrias, durante el Simposio de Innovación Estratégica 2016: la empresa inteligente, organizado por Zebra en colaboración con el Centro de Tecnología y Emprendimiento de Harvard (TECH).
  • El marco de una empresa inteligente está basado en soluciones tecnológicas que integran la computación en la nube, movilidad y el Internet de las cosas (IoT) para “detectar” automáticamente la información de los activos de la empresa. Los datos operativos de estos activos, incluidos el status, la ubicación, la utilización o preferencias, es posteriormente “analizada” para obtener insights que permitirán movilizar a la persona adecuada, en el momento correcto. Así pueden “actuar” sobre datos que sean guía para que los usuarios tomen decisiones oportunas por en cualquier lugar o momento.

Las escuelas de negocios se inspiran en el caso de Pacari

El modelo de negocio de Pacari siempre llamó la atención de Alexandra Velasco y Fabrizio Noboa, ambos catedráticos de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), quienes en 2014 emprendieron la tarea de escribir un caso de negocios sobre la empresa ecuatoriana que logró transformar la historia del chocolate ecuatoriano. Cinco años después, esta investigación dio frutos y ahora, el caso forma parte del repositorio de  Harvard Business School (Estados Unidos).

La noche del lunes, 25 de noviembre, la comunidad académica conoció sobre el caso Pacari, en el Teatro Shakespeare de la USFQ con la presencia de los autores y los directivos de la empresa chocolatera.

Fabrizio Noboa, uno de los escritores del caso, explicó los motivos que lo impulsaron a desarrollar este trabajo. “No es lo mismo discutir en clase los desafíos que enfrentan Walmart, Apple, Google —por muy interesantes que sean estas empresas— que Pacari. El entorno en el que se desenvuelve Walmart no es el mismo que el de Pacari. De forma semejante, no son similares los recursos con que cuenta cada empresa. Creo que necesitamos hacer reflexiones específicas de la naturaleza de hacer negocios en y desde Ecuador. Pacari tiene una gran historia, que vale la pena compartirla con el mundo”, mencionó el académico.  

En 2016, los autores desarrollaron una primera versión del caso y decidieron presentarlo a la conferencia BALAS 2016 (Business Association of Latin American Studies), en donde fue declarado ganador al mejor caso de negocios.

Gracias a este reconocimiento, Fabrizio Noboa y Alexandra Velasco, recibieron el 7 de julio de ese año la invitación de Harvard Business Publishing para elaborar el proceso de edición del caso y poder llevarlo al repositorio de la universidad. Este proceso terminó el pasado 29 de agosto cuando les notificaron que el caso estaba disponible en el repositorio de esa casa de estudios.

“Les agradezco mucho a todos por este trabajo, que nos ha llevado a ser un caso de éxito de nuestra región para estudio en una de las escuelas de negocios más importantes del mundo. Realmente nos colma el alma de alegría saber que la gente aprende de lo que hacemos en Latinoamérica. Nuestro caso ha sido caminar desde cero y no seguir las reglas del libreto”, expresó Santiago Peralta, gerente y fundador de Pacari.

El ‘Caso Pacari’, además, se utiliza en las aulas del Business School de la USFQ en todos sus cursos de negocios. El principal objetivo de esta investigación es discutir con los estudiantes el propósito de la empresa privada en la sociedad actual, considerando los cambios en un entorno empresarial que cada vez más busca equilibrar las demandas económicas, ambientales y sociales.

“La mayoría de los casos de Harvard enfatizan la necesidad de generar rentabilidad para poder contribuir a la sociedad. El caso de Pacari rompe con ese paradigma, porque antepone el propósito de contribución a la sociedad”, destacó Noboa.

La investigación también reflexiona sobre la contribución de Pacari en el cambio de la industria cacaotera del Ecuador, especialmente por su aporte a mejorar la cadena de valor con la implementación de prácticas de comercio justo y la superación de la barrera para exportar productos con valor agregado, en lugar de materia prima.

El chocolate ecuatoriano recibe reconocimientos mundiales

Por octavo año consecutivo, la empresa Pacari participó en la final mundial del certamen International Chocolate Awards y obtuvo 13 premios. En este concurso, celebrado por primera vez en Guatemala, una de las principales naciones productoras de cacao en el mundo, la marca recibió 13 galardones, obteniendo distinciones de oro, plata y bronce que ponen en alto el nombre del chocolate ecuatoriano.

En este concurso, celebrado por primera vez en Guatemala, una de las principales naciones productoras de cacao en el mundo, la marca recibió 13 galardones, obteniendo distinciones de oro, plata y bronce que ponen en alto el nombre del chocolate ecuatoriano.

“Este logro no solo es de Pacari, es un premio de todo el Ecuador. Cada vez es más conocido el chocolate ecuatoriano a nivel mundial por su calidad. No solo producimos cacao, también hacemos el mejor chocolate del mundo. Cada premio lo confirma y nos alegra haber sido los pioneros de este cambio”, menciona Santiago Peralta, fundador y gerente general de la marca ecuatoriana.

El jurado, compuesto por expertos en chocolate, pasteleros, periodistas, críticos de restaurantes, blogueros, educadores culinarios y chefs, anunció la noche del lunes 18 de noviembre a los ganadores de la edición 2019 de este certamen, considerado como el principal evento de chocolate fino del mundo. La ceremonia se realizó en el Palacio de los Capitanes Generales, ubicado en la ciudad de Antigua Guatemala.

Pacari ha recibido más de 300 premios a nivel internacional que reconocen la calidad y características de sus productos, con posiciones destacadas dentro del certamen International Chocolate Awards desde el año 2012 hasta la actualidad. La empresa destaca por la innovación de sus productos, con más de 35 barras de chocolate, presentes en más de 40 mercados del mundo.

Además, la empresa incentiva la producción sostenible del cacao y otros productos como frutas, hierbas aromáticas, flores y especies, cultivadas bajo procesos orgánicos y biodinámicos, en fincas certificadas. Su modelo de negocio denominado “del árbol a la barra” cultiva una relación directa con los agricultores locales de pequeña escala, responsables de cuidar la biodiversidad y la calidad de los productos, compromiso que recibe un precio “premium”, trasladando los beneficios el negocio a la cadena de valor.

“El valor agregado producido en origen es el camino para generar crecimiento y distribución de la riqueza desde el campo hacia todas las cadenas productivas”, concluye Santiago Peralta.

La lista detallada de los premios obtenidos por Pacari se la puede visualizar en la página oficial de los International Chocolate Awards, visitando el siguiente enlace: www.internationalchocolateawards.com/

Este 19 de noviembre se celebra el Día de la Mujer Emprendedora

El 19 de noviembre de cada año se conmemora el Día de la Mujer Emprendedora, una fecha que tiene como propósito resaltar la importancia del trabajo de las mujeres emprendedoras y reconocer el valor de sus aportes al entorno empresarial.

La participación de las mujeres dentro de los espacios de emprendimiento en nuestra región es cada vez mayor, según detalla el estudio Visión Pymes 2019, la quinta encuesta anual de Brother International Corporation.

Los 800 ejecutivos encuestados de Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador indicaron que el 45% de los tomadores de decisiones de sus empresas son mujeres, confirmando un crecimiento importante del liderazgo femenino en este sector. Además, el estudio de la firma japonesa señala que el 55% de los negocios en estos países considera como un factor importante la igualdad de género al momento de contratar colaboradores.

“Las cifras obtenidas en la encuesta demuestran el esfuerzo de las pymes de nuestra región por impulsar la igualdad de género y destacar el liderazgo femenino. Reconozco el rol de las mujeres dentro de nuestra organización y me siento orgullosa de trabajar de la mano de nuestras asesoras de pequeñas empresas para América Latina, que son el ejemplo más cercano de emprendedoras exitosas”, expresó Caty Di Maggio, Vicepresidenta Regional de Ventas y Mercadeo para Latinoamérica de la firma japonesa.

La ejecutiva señala, además, que este grupo de exitosas emprendedoras ha trabajado al lado de Brother International Corporation brindando una visión local del emprendimiento en la región y exalta la labor de Lina Osorio, creadora de Lina Osorio Design, e Ilana Milkes, fundadora de World Tech Makers en Colombia; Graciela Dixon, creadora de Project Wellness en Panamá; Andrea Zambrano, fundadora de Salmos Store en Ecuador, y Adriana Páez, fundadora de Chikis & Moms en Costa Rica.

Razones por las que la tecnología tradicional todavía es esencial para tu empresa

La década del 2020 estará marcada por revolucionarios desarrollos tecnológicos, principalmente porque los sistemas de blockchain, las posibilidades de impresión en 3D y la automatización de los procesos empezarán a transformar el mundo.

Por esta razón, nuestras oficinas del siglo XXI están siempre conectadas. No están vinculadas a una ubicación física, pero responden a las necesidades y demandas de los empleados, del negocio y del cliente. Los documentos y la información se pueden crear, guardar, ver y compartir instantáneamente en un conjunto de dispositivos que cada vez son más inteligentes y asequibles, incluso para los negocios más pequeños.

Entonces, ¿qué significa esto para el empresario promedio propietario de un negocio? ¿Y cómo pueden las Pymes seguir el ritmo al cambio constante de las tendencias y al mismo tiempo mantener la rentabilidad?

Hoy en día, las empresas más modernas todavía consideran que las impresoras, productos multifuncionales y escáneres son herramientas indispensables en sus negocios. De acuerdo con los resultados de Visión Pymes, la quinta encuesta anual realizada por Brother International Corporation para las pymes de Latinoamérica, el 65% de los 800 ejecutivos encuestados en Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador, creen que los productos tradicionales de oficina como las impresoras continúan siendo esenciales para sus negocios.

Según esta visión, los productos considerados como tecnología de oficina “tradicional” no están siendo remplazados, solo están evolucionando. Gracias a la innovación, estas herramientas son tan importantes hoy como lo eran hace veinte años. Las compañías de tecnología están diseñando soluciones para las pequeñas y medianas empresas pensando en la oficina del siglo XXI.

“Sabemos que la tecnología de oficina, en la actualidad, necesita mantenerse al ritmo de las demandas del mercado latinoamericano, para no volverse obsoleta” enfatiza Caty Di Maggio, vicepresidenta de ventas y marketing de América Latina para Brother International Corporation. Di Maggio también explica que la empresa atiende las necesidades de las Pymes con respecto a la tecnología de oficina para documentos.

“Entendemos la importancia que tienen las soluciones móviles e inalámbricas integradas a los equipos de la oficina y la necesidad de poder ahorrar espacio y recursos al mismo tiempo para los pequeños y medianos negocios. Por esta razón, Brother se esfuerza en diseñar e innovar en las principales soluciones de tecnología de oficina y documentos, específicamente para los negocios en crecimiento de América Latina”, menciona la ejecutiva de la firma japonesa.

Las oficinas modernas demandan que la tecnología tradicional se mantenga al ritmo de un mundo dinámico y también que maximice la conveniencia para el usuario. Las empresas ya no están atadas a escritorios o a una red de computadoras para llevar a cabo sus operaciones diarias. En estos tiempos, los negocios son móviles y se puede acceder a ellos a cualquier hora. Para mantenerse al día con esta tendencia en crecimiento, las compañías como Brother han desarrollado soluciones con características que contribuyen a esta flexibilidad, como impresoras que permiten imprimir directamente desde los celulares y tablets.

La capacidad de integrar una variedad de dispositivos, que convierten los documentos físicos en archivos digitales y poseen funciones como la impresión inalámbrica, el escaneo móvil, y el almacenamiento en la nube, ayuda a las pymes a ser flexibles y llevar a cabo sus negocios desde cualquier lugar.

Además, esta tecnología de oficina, que normalmente es de mayor tamaño incluye funciones que un consumidor promedio utiliza con poca frecuencia. Usualmente, un dispositivo más simple, efectivo y útil es la solución que prefieren las pymes.

Por supuesto, el precio también es importante para los pequeños y medianos negocios. Las soluciones económicas son muy importantes para las pymes, cuando se trata de buscar una amplia variedad de tecnologías, que se utilizarán para el funcionamiento de sus negocios.

La tecnología tradicional de oficina se está adaptando y evolucionando para satisfacer las preferencias de los consumidores y, al mismo tiempo, mejorar constantemente para ser más eficiente y amigable con el medio ambiente.

Las tendencias de la industria muestran la importancia actual de estos equipos en la economía moderna, especialmente para las pymes. Entonces, cuando hablamos de tecnología tradicional de oficina, invertir en las mejores y más modernas soluciones brinda beneficios económicos, grandes ventajas sobre la competencia, y apela a las demandas del mercado que promueve el uso de productos más sostenibles.

Pacari plantea una transición hacia los empaques biodegradables

La creciente generación de basura a escala mundial es alarmante. Organizaciones globales como el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente afirman que, para el año 2050, habría más plástico que peces en los mares y, según esta entidad, se estima que unos 13 millones de toneladas de basura plástica fueron vertidas al océano en el último año. Ecuador no es ajeno a esta problemática. De acuerdo con Emaseo, en Quito se desechan más de 277 toneladas de plástico al día. La industria alimenticia es altamente responsable de este problema y la tendencia en soluciones debe provenir desde allí.

En este sentido, una respuesta concreta surge localmente desde Pacari, empresa ecuatoriana del sector de alimentos, que se planteó con empezar una transición ágil de su sistema de empaques, con un proceso gradual que ejemplifica a la industria que romper paradigmas es viable.

Carla Barbotó, presidente de la empresa, quien lidera la alineación del negocio a los principios de sostenibilidad, reconoce la incidencia del sector de alimentos en la generación de desechos plásticos. Para la ejecutiva, empaquetar es crucial para garantizar la calidad del producto, pero la responsabilidad no concluye cuando este llega al consumidor final.

“Nuestra responsabilidad con el planeta incentivó la transición progresiva para reemplazar los materiales que recubren nuestros productos para eliminar la generación de plástico, paso obligatorio para una empresa con los valores que representamos”, clarificó Barbotó respecto a la más reciente innovación de Pacari.

Empaquetar de forma amigable con el ambiente es un reto y a la vez una oportunidad para Pacari. Desde hace tres meses toda la producción de las populares barras de 50 gr de Pacari vienen con empaques biodegradables elaborados a base de celulosa vegetal que reemplazan al 100% el plástico. Este material natural tiene la propiedad de desintegrarse en 180 días, sin contaminar el ambiente.

Incentivar una relación equilibrada con el ambiente es consistente al significado de Pacari, término que significa “naturaleza” en quechua. Barbotó, quien mira de forma holística la relación entre empresa, sociedad y ambiente, considera que la innovación industrial es parte de un proceso que tiene como propósito final motivar cambios en la cultura del consumo.

Pacari ha dado el primer paso al reemplazar el plástico con un material natural biodegradable y el siguiente paso sería dar el ejemplo e incentivar el consumo responsable, para que toda la industria tenga un cambio positivo y mostrar que es posible, enfatiza la cofundadora de Pacari, quien señala que el consumo responsable inicia desde la familia.

“Al hacernos cargo de nuestra basura desde la casa y enseñar a nuestros hijos otras formas de procesar la basura, estamos aportando de forma exponencial con el planeta,” afirmó Barbotó quien resalta que el compostaje doméstico contribuye con la generación de plantas que purifican el aire, al tiempo que bajan drásticamente los volúmenes de transporte, contaminación y uso del suelo que conlleva el manejo tradicional de la basura.

La producción de plásticos se disparó en los últimos 50 años. Ecuador es parte de la lista de más de 32 países que se han sumado a la decisión de prohibir la utilización y comercialización de plásticos de un solo uso, proyecto impulsado por el Ministerio del Ambiente, como parte de una gran iniciativa global.

Hasta que estas regulaciones se formalicen y puedan incidir de forma más amplia en la industria, Pacari de forma voluntaria ha logrado dar un giro con gran agilidad para fomentar transformaciones profundas de alto impacto que no se limitan al proceso industrial, sino que apuntan a una transformación integral.

“Si todos tenemos hijos, debemos preguntarnos ¿qué queremos dejarles? ¿Acaso un millón de dólares o la posibilidad de que puedan caminar por un parque? Esa es la mejor forma de incidir en la industria: pensar en el futuro y proyectar todas nuestras acciones en esa dirección”, concluye Carla Barbotó, para quien 180 días no es lo mismo que 180 años, un paso que busca inspirar al sector de la industria de alimentos para revertir el acelerado proceso de contaminación del planeta.

¿Cuál es el síndrome de personas que no pueden parar de aprender?

El síndrome de la persona exploradora: ¡No puedo parar de aprender!

Algo empezó a llamarle la atención. Había muchas personas así: les pirraba aprender y buscaban trabajos que parecían llevarles, más que a la oficina, a la aventura. «Esto es un patrón», pensó Arancha Ruiz.

Eran demasiados. Más que unos raros, parecían una especie. No resultaban conocidos; mucho menos, catalogados. No tenían nombre ni identidad.

La consultora de talento agudizó la observación, buscó los parecidos y anotó las palabras que se repetían en la boca de todos. Después consultó el hallazgo con psicólogos y científicos. Ninguno le rebatió una letra cuando ella dijo: «He detectado que hay personas adictas al aprendizaje».

Tan solo uno de los expertos apuntó un matiz:

—¿Adictos? ¿Crees que adictos es la palabra adecuada?

La adicción es una voz que suena a fango y perdición. Mejor sería dar otro nombre a este destacamento de individuos que forman la avanzadilla del mundo. A Ruiz le pareció bien. Lo rumió un rato y lo que al principio llamó «adicción al aprendizaje» lo convirtió en «síndrome del explorador».

La asesora vio que las personas con este hambre feroz de aprender optan por un mismo tipo de trabajo. «En su carrera profesional, si oyen la palabra nuevo, dicen: ¡Voy! Les encantan los retos. En cambio, la palabra procesos les echa para atrás. Si creen que no van a tener libertad para aprender, se van. Necesitan explorar».

Los une algo más: «Odian las etiquetas». Ese oficio escrito en su tarjeta de visita les oprime como el nudo de una corbata. Esa etiqueta es una celda que los arrincona en una identidad para toda la vida y una actividad que se repite una y otra y otra vez. Esa profesión los convierte en humanos mecánicos que, a ojos de los demás, no sirven más que para una faena. Es una maldición; un ‘eres peluquero, pues solo a cortar pelos’.

Esto no funciona en los individuos con síndrome del explorador. «Es muy difícil ubicarlos», dice Ruiz. «Dan la sensación de que están dispersos porque no se cierran a algo en concreto. No paran de dar vueltas porque están buscando».

Algo más los une: aman los comienzos. Les gusta la fase de arranque, el punto de partida. «Son iniciadores y emprendedores».

Poco a poco, consultoría tras consultoría, Ruiz llegó a una conclusión: «Para estas personas, la exploración no es un medio; es el fin». No es una forma de llegar a la meta; es la meta misma.

Puede que sea una actitud, una habilidad. Incluso un modo de vida. «A estas personas el aprendizaje les produce placer. Les genera una satisfacción que no les da ninguna otra cosa». Ruiz aclara que no habla de los empollones que se encierran en una biblioteca a memorizar temarios: «Estudiar es distinto. El ámbito académico es un entorno conocido en el que las personas inseguras se sienten cómodas porque todo está establecido. Les resulta familiar y se sienten protegidas».

Los exploradores, en cambio, se ahogan en las rutinas y las actividades blindadas en lo de siempre. «Ellos están en un continuo modo ON. Es gente que necesita destinar parte de su tiempo de trabajo a investigar y probar cosas nuevas», indica la experta en gestión de talento.

A veces, la necesidad es tan intensa que esa primera definición de «adicto al aprendizaje» que esbozó Ruiz no es exagerada. «El aprendizaje genera placer y el placer puede llevar a una adicción». Este afán de descubrir tiene mucho en común con la necesidad de café, tabaco o azúcar. Empieza por hacerse necesario, continúa haciéndose imprescindible y acaba provocando ira si no se tiene. Es un pozo sin fondo. Querer saber más y más y más y llegar hasta la ira cuando uno cree que está perdiendo el tiempo. Como si le robaran la vida y la emoción.

En la historia quedan estampas de personas que ya lo sentían. Julio Vernecontaba que se encerraba en su gabinete de trabajo, en el piso más alto y aislado de la casa; echaba dos vueltas a la llave de la puerta, por dentro, para que nadie pudiera abrir, y se hacía el sordo cuando su mujer le gritaba desde fuera para que bajara a tomar el té con las vecinas. El escritor se parapetada, con cerrojo y todo, de aquellas conversaciones hueras que pretendían robarle su tiempo de lectura y escritura.


El embudo creativo

El ingenio resulta de oleadas de curiosidad, lugares nuevos, espacios desconocidos y vivencias inesperadas. Dice la head hunter que los fanáticos del aprendizaje «son más creativos porque la creatividad requiere exploración» y lo explica con una imagen: un embudo en el que van entrando conocimientos y conocimientos hasta que un día se conectan entre sí y sale una idea creativa.

Ese picar aquí y allá nunca se ha entendido («¡A ver si el tío pone ya el huevo en algún lado!», dicen). No se comprende que alguien eche los raíles de un negocio y lo abandone cuando rueda por fin («¡Y ahora que empieza a ir bien, se va el imbécil!», protestan). A pocos le entra en la cabeza que a algunas personas lo que les gusta es crear, empezar, descubrir y cambiar. La monotonía y la rutina es la antesala de su muerte.

Pero la coyuntura actual está sacudiendo esa visión de la vida ideal construida sobre cadenas: un empleo fijo de por vida, una casa donde echar raíces y un matrimonio in sécula seculórum. Eran los tres pilares de la seguridad y la seguridad era la alfombra roja hacia la felicidad. Lo demás era visto como un despendole estupendo.

Esa aspiración inmovilista naufraga en tiempo de transiciones: de la era analógica a la digital, de la era de la información a la era del espectáculo, del capitalismo globalizado al capitalismo de la vigilancia. Y en tiempo de sacudidas sobreviven los más flexibles, los que se adaptan al cambio, los que se esfuerzan por aprender lo nuevo.

Dice Ruiz que los expertos en búsqueda de talento, como ella, están convencidos de que esta capacidad de aprender de forma continua es «la habilidad más valiosa del profesional del siglo XXI». Aunque todo tiene su precio: «El explorador es difícil de gestionar y a las organizaciones les resulta cara la curva de aprendizaje de un empleado».

Es tan importante aprender cada día que se ha hecho necesario un nuevo perfil profesional dedicado a ayudar a otros a aprender mejor: el learning developer o learning manager. «Hay tanta información y tanto que aprender que muchas empresas se han visto con la necesidad de que un experto les ayude a filtrar las fuentes y organizar el conocimiento», indica Ruiz.

Las personas exploradoras son indispensables porque «introducen la innovación en las empresas». Aunque, «¡ojo!», advierte. Tampoco hay que llenar el barco de Shackletons. «Una empresa no puede estar formada solo de exploradores. Necesita perfiles distintos. Hacen falta personas que implementen esas ideas». Marineros que prefieren atar cabos a inventar nudos. O, ya en tierra, el aire acondicionado de la oficina a los vientos inciertos de la aventura.

 

Fuente: Foro Económico Mundial