Archivo de la etiqueta: Ambiente

Pacari plantea una transición hacia los empaques biodegradables

La creciente generación de basura a escala mundial es alarmante. Organizaciones globales como el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente afirman que, para el año 2050, habría más plástico que peces en los mares y, según esta entidad, se estima que unos 13 millones de toneladas de basura plástica fueron vertidas al océano en el último año. Ecuador no es ajeno a esta problemática. De acuerdo con Emaseo, en Quito se desechan más de 277 toneladas de plástico al día. La industria alimenticia es altamente responsable de este problema y la tendencia en soluciones debe provenir desde allí.

En este sentido, una respuesta concreta surge localmente desde Pacari, empresa ecuatoriana del sector de alimentos, que se planteó con empezar una transición ágil de su sistema de empaques, con un proceso gradual que ejemplifica a la industria que romper paradigmas es viable.

Carla Barbotó, presidente de la empresa, quien lidera la alineación del negocio a los principios de sostenibilidad, reconoce la incidencia del sector de alimentos en la generación de desechos plásticos. Para la ejecutiva, empaquetar es crucial para garantizar la calidad del producto, pero la responsabilidad no concluye cuando este llega al consumidor final.

“Nuestra responsabilidad con el planeta incentivó la transición progresiva para reemplazar los materiales que recubren nuestros productos para eliminar la generación de plástico, paso obligatorio para una empresa con los valores que representamos”, clarificó Barbotó respecto a la más reciente innovación de Pacari.

Empaquetar de forma amigable con el ambiente es un reto y a la vez una oportunidad para Pacari. Desde hace tres meses toda la producción de las populares barras de 50 gr de Pacari vienen con empaques biodegradables elaborados a base de celulosa vegetal que reemplazan al 100% el plástico. Este material natural tiene la propiedad de desintegrarse en 180 días, sin contaminar el ambiente.

Incentivar una relación equilibrada con el ambiente es consistente al significado de Pacari, término que significa “naturaleza” en quechua. Barbotó, quien mira de forma holística la relación entre empresa, sociedad y ambiente, considera que la innovación industrial es parte de un proceso que tiene como propósito final motivar cambios en la cultura del consumo.

Pacari ha dado el primer paso al reemplazar el plástico con un material natural biodegradable y el siguiente paso sería dar el ejemplo e incentivar el consumo responsable, para que toda la industria tenga un cambio positivo y mostrar que es posible, enfatiza la cofundadora de Pacari, quien señala que el consumo responsable inicia desde la familia.

“Al hacernos cargo de nuestra basura desde la casa y enseñar a nuestros hijos otras formas de procesar la basura, estamos aportando de forma exponencial con el planeta,” afirmó Barbotó quien resalta que el compostaje doméstico contribuye con la generación de plantas que purifican el aire, al tiempo que bajan drásticamente los volúmenes de transporte, contaminación y uso del suelo que conlleva el manejo tradicional de la basura.

La producción de plásticos se disparó en los últimos 50 años. Ecuador es parte de la lista de más de 32 países que se han sumado a la decisión de prohibir la utilización y comercialización de plásticos de un solo uso, proyecto impulsado por el Ministerio del Ambiente, como parte de una gran iniciativa global.

Hasta que estas regulaciones se formalicen y puedan incidir de forma más amplia en la industria, Pacari de forma voluntaria ha logrado dar un giro con gran agilidad para fomentar transformaciones profundas de alto impacto que no se limitan al proceso industrial, sino que apuntan a una transformación integral.

“Si todos tenemos hijos, debemos preguntarnos ¿qué queremos dejarles? ¿Acaso un millón de dólares o la posibilidad de que puedan caminar por un parque? Esa es la mejor forma de incidir en la industria: pensar en el futuro y proyectar todas nuestras acciones en esa dirección”, concluye Carla Barbotó, para quien 180 días no es lo mismo que 180 años, un paso que busca inspirar al sector de la industria de alimentos para revertir el acelerado proceso de contaminación del planeta.

JW Marriott construye baño ecológico en el sur de Quito

Hace unas semanas, se construyó un baño ecológico para una familia en el sur de Quito con la participación de asociados de JW Marriott Quito y Sheraton Quito. Esta construcción es parte de los proyectos que lleva a cabo la organización TECHO Ecuador.

Los colaboradores de ambos hoteles de la cadena Marriott junto a los voluntarios de Techo se encargaron de instalar el sistema y construir el baño para una familia del sector el Tránsito en el sur de Quito.

El objetivo de la actividad es mejorar la calidad de vida de la familia de escasos recursos. Este baño ecológico tiene una vida útil de 35 a 50 años, y requiere de mantenimiento solo una vez al año. Este tiene un sistema biodigestor, el cual descompone los residuos de manera orgánica. Después de este proceso, el sistema del baño transforma los residuos en fertilizantes no contaminantes con los que la comunidad puede beneficiarse para sus plantaciones. La construcción de este baño busca proveer a los pobladores un sistema y espacio de saneamiento que mejore las condiciones de higiene de manera sostenible y ecológica.

TECHO Ecuador es una organización internacional que busca superar la situación de pobreza de personas que viven en asentamientos informales creando una sociedad justa e igualitaria en el que todos tengan la oportunidad de desarrollar sus capacidades.

La iniciativa del hotel de construir con TECHO Ecuador es parte de las acciones del programa “Serve 360”, en el que asociados voluntarios benefician la comunidad demostrando su compromiso con la sociedad y el medio ambiente. Marriott International busca crear impactos positivos en el planeta a través de este programa, con sus asociados y organizaciones como Techo.

Roban 123 crías de tortuga gigante en Galápagos

El Ministerio del Ambiente confirmó el robo de 123 crías de tortuga gigante de un centro de crianza en las islas Galápagos, un delito gravemente castigado por la legislación ecuatoriana.

Los hechos, denunciados el 4 de octubre públicamente por un diputado del archipiélago, ocurrieron a finales de septiembre.

Según el comunicado del ministerio, el pasado 27 de septiembre, la Dirección del Parque Nacional Galápagos puso en conocimiento de la Fiscalía de Santa Cruz una denuncia por la sustracción de un total de 123 tortugas de las especies Chelonoidis vicina y Chelonoidis guntheri.

Las crías estaban en el centro “Arnaldo Tupiza” de la isla Isabela, la más grande y occidental del exclusivo archipiélago.

Según el Ministerio, la denuncia abrió “el procedimiento correspondiente, en el marco del Artículo 247 del Código Orgánico Integral Penal, sobre delitos contra la flora y fauna silvestre”. El hecho, agrega la nota, se encu

El hecho, agrega la nota, se encuentra “en proceso de indagación previa” por parte de la Fiscalía de Galápagos, por lo que “toda información sobre los avances y el proceso es de carácter reservado para evitar que se entorpezca el trabajo de las autoridades competentes”.

El centro de crianza “Arnaldo Tupiza” fue creado en 1993 y posee un área de dos hectáreas para la reproducción de tortugas gigantes. Cuenta con personal de guardaparques, voluntarios y seguridad para garantizar el trabajo que se realiza en el lugar.

El comunicado precisó que la autoridad ambiental en Galápagos ha interpuesto “todas las acciones legales y de manejo para esclarecer esta transgresión a la normativa ambiental y penal”.

Y añade que el Ministerio realiza “todos los esfuerzos” para investigar los hechos para dar con los responsables.

El legislador galapagueño Washington Paredes denunció el jueves el robo de las especies y exigió al titular de Ambiente, Humberto Cholango, una explicación.

Fuente: El Telégrafo

JW Marriott Quito utiliza sorbetes amigables con el ambiente

El hotel JW Marriott Quito se une a la iniciativa de Marriott Internacional y ha reemplazado los sorbetes y removedores plásticos por alternativas ecológicas y biodegradables.

Los nuevos sorbetes utilizados en el hotel son de papel y amigables con el medio ambiente al ser constituidos con materia prima proveniente de bosques sustentables y ser de fácil descomposición. Estos sorbetes son certificados por la FSC (Forest Stewardship Council) y su desintegración es 100% natural ya que no requiere procesos industriales de compostaje.

Por otro lado, el material de los removedores que están usando actualmente es madera completamente biodegradable. Como parte de esta iniciativa se ha determinado no entregar estos elementos a menos de que el cliente lo solicite para de esta manera también reducir su uso.

Con esta medida, JW Marriott Quito es ahora parte de la campaña “Sin sorbete por favor” de la Secretaría de Ambiente del Municipio de Quito, por lo que ha recibido un distintivo que lo identifica como un establecimiento libre de sorbetes plásticos y lo identifican como aliado en la búsqueda de una ciudad más sostenible.

Marriott Internacional estableció como meta ser una cadena libre de estos objetos plásticos hasta julio del 2019 en sus más de 6700 hoteles en 130 países y territorios alrededor del mundo. Con esta medida Marriott eliminará el uso de más de mil millones de sorbetes plásticas anualmente y 250 millones de removedores plásticos aproximadamente.

“Quitar los popotes o pajillas de plástico es una de las formas más sencillas en que nuestros huéspedes pueden contribuir a la reducción de plástico cuando se hospedan con nosotros – algo sobre lo que aumenta su preocupación y que ya están haciendo en sus hogares” dijo Arne Sorenson, Presidente y Director General de Marriott International. “Estamos comprometidos en tener una operación responsable y – con más de un millón de huéspedes alojándose con nosotros cada noche – pensamos que es un poderoso paso adelante en la reducción de nuestra dependencia en los plásticos.”, agregó.

Estas iniciativas están construidas sobre el compromiso de Marriott International de reducir su impacto en el ambiente. El año pasado, la compañía estableció objetivos más ambiciosos que nunca de sustentabilidad e impacto social, que llaman a reducir los desperdicios en un 45 % y obtener de forma responsable las fuentes de sus principales 10 categorías de productos para 2025. Estos objetivos y otros programas verdes ayudan a reducir nuestra huella ambiental y son parte de la iniciativa de la compañía Serve 360: Doing Good in Every Direction que aborda asuntos sociales, ambientales y económicos.

 

El Chocó Andino declarado Reserva de la Biósfera

El titular del Ministerio de Ambiente de Ecuador (MAE), Tarsicio Granizo, señaló, el lunes 30 de julio, que es “un orgullo y un logro para el país” la declaratoria del Chocó Andino como Reserva de la Biósfera  por parte de la Unesco y anunció que el martes 31 de julio empieza el lanzamiento de la Estrategia Nacional de Educación Ambiental.

“La declaración de la Reserva de Biosfera (del Chocó) ha sido un triunfo para el país, pero un triunfo colectivo, porque no solo ha intervenido el Ministerio de Ambiente y la Prefectura (de Pichincha), sino el Municipio de Quito, una serie de Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD), (…) Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y fundamentalmente la población local de la zona”, indicó Granizo en Radio Majestad.

Granizo detalló que el Chocó Andino es una formación con 286 mil hectáreas, similar a la de la Amazonía ecuatoriana, con bosques húmedos tropicales en la zona occidental de la Cordillera de los Andes.

Ubicado en la provincia de Pichincha, esta se considera una de las regiones “más biodiversas del planeta”, según el titular.

Esta área comprende las localidades del Distrito Metropolitano de Quito, San Miguel de los Bancos, Indo, Ulloa, Calacalí, Nanegal, Nanegalito, San José de Minas y la Reserva Geobotánica Pululahua, donde se beneficiarán directa o indirectamente más de dos millones de personas con esta declaratoria de la Unesco.

Granizo afirmó que con esta decisión de la Unesco, la población “gana” en términos productivos locales, el reordenamiento territorial participativo, posibilidades de atraer mayores recursos financieros a esta zona.

Precisó ocho concesiones mineras fueron “desgraficadas” para la creación de esta nueva Reserva de la Biosfera, lo cual significa que dentro de una ‘zonificación’ se permite esta actividad tomando en cuenta los requerimientos ambientales establecidos.

Finalmente, realizó una invitación a todos los ciudadanos residentes de Quito y el país a “conocer esta maravilla“.

El Chocó Andino es la séptima Reserva de Biosfera ecuatoriana elegida por las Unesco, las otras son Archipiélago de Galápagos, el parque nacional Yasuní, el parque nacional Sumaco Napo-Galeras, el parque nacional Podocarpus, el área de biosfera Macizo del Cajas y la reserva del Bosque Seco.

Respecto a la Estrategia Nacional de Educación Ambiental, dijo que contiene los lineamientos para impulsar esta de manera formal e informal.

Aparece nido de tortuga golfina en Esmeraldas

Guardaparques del Refugio de Vida Silvestre Manglares Estuario Río Esmeraldas encontraron el jueves 7 de junio, el primer nido de tortuga golfina por la temporada de junio de este año en la provincia verde.

Para preservar la reproducción de la especie, se tomaron medidas de protección al nido, cercándolo y señalizándolo para evitar el acercamiento de bañistas que visitan este balneario, además de la amenaza directa de los animales.

Además, el nido será cuidado por los guardaparques de la reserva natural, quienes realizarán un monitoreo permanentemente.

Pablo de la Torre, director Provincial del Ambiente de Esmeraldas, destacó que “en el marco de la conmemoración de junio, mes del ambiente, es satisfactorio saber que la temporada de anidación ocurrió en esta lucha de concienciar a la ciudadanía para proteger el ecosistema”.

Fuente: El Telégrafo