Archivo de la etiqueta: edulcorantes

Asociación Internacional de Edulcorantes: “Los endulzantes no calóricos usados en las bebidas de dieta son seguros”

La Asociación Internacional de Endulzantes (ISA, por sus siglas en inglés) emitió en días pasados un comunicado en respuesta a un estudio publicado en la reciente edición de la revista JAMAL Internal Medicine de la Asociación Médica Estadounidense, en donde se menciona que el consumo de bebidas gaseosas estaría relacionado con un mayor riesgo de muerte.

El estudio observó a 450 mil europeos durante 16 años y llevo un registro de mortandad entre todo tipo de consumidores de gaseosa, tanto los que prefieren bebidas azucaradas como aquellos que gustan de consumir las versiones light o con sustitutos de azúcar. El principal resultado de este análisis determinó que las personas que consumen estos productos con edulcorantes no calóricos, tienen una probabilidad del 26% de morir de forma prematura.

Ante la insinuación de que beber gaseosa de dieta podría ser aún más mortífero que ingerir la versión clásica, la Asociación Internacional de Endulzantes aclaró que “el enfoque de este estudio es observacional”. Por esta razón, “se determinó que no se puede probar ninguna relación entre causa y efecto”, señala el comunicado.

“Si ponemos en contexto nuestros resultados con otros estudios publicados, quizá sería prudente reducir el consumo de todas las gaseosas y remplazarlas con alternativas más saludables, como el agua”, sostuvo Amy Mullee, especialista en University College Dublin y una de los cincuenta investigadores que trabajaron en el estudio, de acuerdo con una publicación de El New York Times en español.

La asociación ISA respondió ante estas declaraciones que “no hay evidencia de que el consumo de edulcorantes bajos en calorías aumentaría el riesgo de enfermedades cardiovasculares en humanos”. Justificaron su postura basándose en los datos de estudios[2] clínicos[3] de importantes organizaciones de la salud como Asociación Médica Británica o la Asociación Americano del Corazón, que muestran que “los edulcorantes bajos en calorías no afectan negativamente los factores de riesgo conocidos, como presión arterial, niveles de lípidos en sangre, glucemia o peso corporal”, detalla el pronunciamiento oficial.

La Asociación Internacional de Endulzantes concluyó que el mecanismo que se utilizó para este estudio presenta muchas limitaciones, puesto que incluye el uso de datos de referencia, donde la evaluación de la exposición (medida de la ingesta) se recopiló solo una vez (entre 1992 y 2000), y esto se ha asociado a eventos de hasta 20 años después.

“Además, el uso de los datos de ingesta recopilados varía según el país. De hecho, estas limitaciones pueden producir asociaciones inconsistentes y sesgadas entre las bebidas dietéticas y la mortalidad o los resultados cardiometabólicos”, enfatiza el comunicado.

En la actualidad, los edulcorantes se encuentran regulados por diversos organismos de control como la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). La ventaja de estos aditivos es su potencial endulzante que, según los expertos, supera al azúcar común. Sin embargo, para tener un mejor control glucémico es necesario combinar su uso con una dieta saludable y un estilo de vida activo.

Edulcorantes: ¿Son buenos para tratar la diabetes?

En el mundo hay más de 347 millones de personas con diabetes, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido al acelerado aumento del sobrepeso, la obesidad y la inactividad física. Se prevé que la diabetes será la séptima causa de muerte a escala global para el 2030.

Existen dos formas de diabetes: La tipo 1, en la que el organismo no produce insulina; y la tipo 2, en la que el organismo no utiliza eficazmente la insulina, también conocida como diabetes mellitus. La diabetes tipo 2 es la que genera mayor afectación en la población ecuatoriana.

Cerca de 2.000 personas fallecieron en Ecuador en 1997 a causa de la diabetes mellitus o tipo II.  En 2017, la cifra de muertes ascendió a casi 5.000, un incremento del 158%, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

La diabetes es la segunda causa de muerte en el país después de las enfermedades isquémicas (infartos). La organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que un 7,8% de la población ecuatoriana padece esta enfermedad.

A nivel local, la situación se torna alarmante. Informes del Ministerio de Salud Pública (MSP) detallan que el 42% de residentes en Quito padecen obesidad y sobrepeso, debido a problemas de nutrición, convirtiéndolos en potenciales víctimas de padecer diabetes.

El tratamiento anual para una persona con diabetes avanzada puede costar alrededor de USD 25.000. En este sentido, los edulcorantes son una alternativa asequible y cómoda para las personas con este padecimiento, ya que pueden utilizarlos como un sustituto del azúcar.

Edulcorantes en la diabetes

Un reciente congreso de la Federación Mexicana de Diabetes, realizado en Acapulco, expuso resultados científicos actuales sobre los edulcorantes y sus beneficios para el organismo, ante profesionales de la salud y pacientes diabéticos.

Héctor Sánchez Mijangos, presidente de la Federación y Marisol Gil Pérez, presidenta de la ONG Historias de Vida y Azúcar, participaron en las conferencias encargadas de esclarecer cómo deben usarse los edulcorantes entre las personas con diabetes y adaptarlos a su dieta, con el aval de la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA, por sus siglas en inglés).

Sánchez Mijangos señaló que, cuando se usan los edulcorantes para reemplazar el azúcar en el contexto de una dieta controlada, “pueden ayudar a las personas a reducir su ingesta de energía y carbohidratos y, como consecuencia, ayudar a controlar con más efectividad su peso corporal y niveles de glucosa”.

Durante la conferencia titulada Sustitutos de azúcar: ¿son para mí?, Marisol Gil Pérez invitó a los asistentes a compartir sus experiencias, tras lo cual ella señaló algunos puntos clave sobre su consumo. La experta indicó que los edulcorantes han superado las verificaciones necesarias para su uso en alimentos y no provocan efectos adversos.

“Los edulcorantes son una opción segura para endulzar las comidas. La clave es llevar una correcta nutrición e incluir los sustitutos de azúcar en el marco de un plan de alimentación que aporte las vitaminas y minerales esenciales”, destacó la especialista.

Los edulcorantes se encuentran regulados por diversos organismos de control como la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

La ventaja de estos ingredientes es su potencial endulzante que, según los expertos, supera al azúcar común. Sin embargo, para tener un mejor control glucémico es necesario combinar su uso con una dieta saludable y un estilo de vida activo.

Expertos validan el consumo seguro de edulcorantes

En el marco del XVIII Congreso Latinoamericano de Nutrición (SLAN) 2018, Gregorio Varela, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo y miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Nutrición (SEN), expuso que los Edulcorantes No Calóricos (ENCs), comúnmente conocidos como sustitutos de azúcar, son seguros para su consumo.

Frente a los asistentes de la mesa titulada: “El interés de los edulcorantes bajos en o sin calorías en la reducción del consumo de azúcar”, el experto indicó que la seguridad de este tipo de ingredientes es un aspecto que ha sido evaluado de forma periódica por numerosos comités científicos y organismos reguladores internacionales, como el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA, por sus siglas en inglés) y la Comisión del CODEX Alimentarius (CAC) que han avalado su uso.

Sobre esta comisión, el especialista destacó que el 99 % de los países en el mundo son miembros, es decir 188 países, además de 240 observadores entre los que entran las organizaciones de consumidores, ONGs y organismos internacionales como la Organización Panamericana de la Salud, por lo que las decisiones que se toman son transparentes y son constantemente observadas y revisadas por sus participantes.

En su participación, Susana Socolovsky, doctora en Ciencias Químicas de la Universidad de Buenos Aires y presidenta de la Asociación Argentina de Tecnólogos de Alimentos (AATA), explicó que, como parte del proceso de evaluación de estos ingredientes, los organismos internacionales determinan la ingesta diaria admisible (IDA), la cual constituye un índice capaz de medir la seguridad de la ingesta de un aditivo alimentario y se define como “la cantidad máxima de una sustancia que un individuo puede consumir diariamente durante toda su vida sin que ésta provoque ningún efecto adverso para su salud”. Recalcó que, para garantizar la seguridad en el consumo, incluso en grupos sensibles de la población, la IDA que recomienda la OMS es 100 veces menor a la cantidad que se debería consumir diariamente para sufrir algún tipo de efecto negativo.

De igual forma, Lluis Serra-Majem, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad de las Palmas de Gran Canaria y presidente de la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN), indicó que existen algunos mitos sobre los Edulcorantes No Calóricos que surgen de la falta de información y de una errónea generalización. En este sentido, el experto destacó que la composición química de cada uno de estos ingredientes es distinta, por lo que los estudios no pueden generalizar los aditivos, sino que cada uno tiene que tener su propio proceso de evaluación.

Subrayó que la sociedad no puede dejar de creer en el esfuerzo de los comités mixtos de FAO, OMS y agencias internacionales para creer lo que dice el blog de alguien que no tiene conocimiento técnico. Asimismo, hizo un llamado a los profesionales de la salud a esforzarse por entablar una comunicación más asertiva para que el público sepa que las decisiones alimentarias a nivel mundial se basan en los avances de la ciencia y tecnología.

Los expertos, quienes también forman parte del grupo que recientemente publicó el Consenso Iberoamericano sobre edulcorantes bajos en o sin calorías, concluyeron que este tipo de ingredientes pueden utilizarse de manera segura dentro de los límites de la IDA como una alternativa al consumo de azúcar y para atender problemas de salud como la diabetes, el sobrepeso y la obesidad. Agregaron que la ingesta de este tipo de productos aumentará en el contexto actual en el que las industrias alimentarias están reformulando sus productos lo cual está contemplado en el IDA avalado a nivel mundial.

Bebidas light o sin calorías no modifican el apetito, según expertos

En los últimos años, el uso de edulcorantes no calóricos se ha popularizado mundialmente, debido a que ayudan a reducir el consumo de calorías en la dieta diaria y permiten conservar el sabor dulce de los alimentos. Para quienes desean bajar de peso o mantenerlo, así como para las personas con diabetes, los edulcorantes son grandes aliados dentro de un plan alimenticio integral.

Recientemente, un grupo de científicos franceses, encabezados por el profesor Marc Fantino, del Centro para la Investigación Biomédica Aplicada, analizó el efecto que tenían los edulcorantes no calóricos sobre el apetito de personas que acostumbraban ingerir bebidas light o sin calorías, en comparación con quienes sólo bebían agua.
Los expertos registraron los patrones alimenticios de 80 mujeres y 86 hombres sanos y sin sobrepeso, a lo largo de varias semanas. Durante este periodo, la mitad de ellos sólo tomó bebidas endulzadas con edulcorantes no calóricos, mientras que el resto únicamente bebió agua. Al final de la prueba, tras revisar los hábitos alimenticios de ambos grupos, los investigadores confirmaron que todos seguían ingiriendo la misma cantidad de comida de siempre, y que en ningún caso había aumentado su antojo por productos dulces.
En otras palabras, la conducta alimentaria de todos los participantes se había mantenido sin cambios, antes y después de la prueba, independientemente de que bebieran bebidas con edulcorantes no calóricos o sólo agua. Tanto en mujeres como en hombres, los niveles de apetito y saciedad fueron muy similares entre los dos grupos, y su peso se mantuvo estable. La única diferencia encontrada por los investigadores fue que, en el grupo que sólo consumió bebidas con sustitutos de azúcar, el antojo por productos dulces había disminuido.
“Contrario a lo que mucha gente piensa, nuestro estudio demuestra que el consumo de bebidas light o sin calorías no tiene un efecto negativo sobre la conducta alimentaria en comparación con el agua, ni a corto ni a largo plazo”, enfatiza el profesor Fantino.
La anterior investigación es consistente con otras muchas que también corroboran que los edulcorantes no calóricos no modifican el apetito de quienes los consumen ni producen un mayor antojo por productos dulces. De hecho, se observa que las bebidas light o sin calorías pueden ayudar a saciar el deseo por comer algo dulce. Esto significa que, como sustitutos del azúcar, los edulcorantes son una eficaz herramienta para reducir la ingesta de energía.

Edulcorantes no calóricos, una alternativa para combatir la obesidad

En Ecuador, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades isquémicas del corazón son la primera causa de muerte.

En el 2014, se registraron más de 12 mil defunciones relacionadas con este tipo de padecimientos, derivados de la falta de actividad física y los malos hábitos alimenticios.

Ante estas alarmantes cifras varios especialistas recomiendan cambiar la cultura alimentaria de las personas y reemplazar el azúcar convencional por edulcorantes no calóricos, debido a que permiten un mejor control sobre el consumo de energía, además de que pueden ser una buena herramienta para tener una dieta más equilibrada y un estilo de vida más sano.

En el 2016, la OMS ejecutó una investigación científica sobre las poblaciones en riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Los resultados determinaron que alrededor del 30 % de ecuatorianos entre 40 y 69 años tienen la posibilidad de padecer alguna enfermedad asociada con el mal funcionamiento del sistema cardíaco.

En ese contexto, la Fundación para la Nutrición Británica reunió a un grupo de investigadores de diversas universidades inglesas para discutir el rol de los edulcorantes sobre la salud humana, así como
sus ventajas para quienes padecen enfermedades isquémicas del corazón, obesidad o diabetes.

Uno de los expositores, el profesor Peter Rogers de la Universidad de Bristol, explicó que los edulcorantes no calóricos son grandes aliados para las personas con sobrepeso, pues gracias a ellos es
posible ahorrar una cantidad significativa de calorías. Rogers también subrayó que los productos bajos en calorías son ideales para quienes tienen un peso correcto y busquen mantenerlo dentro de los límites adecuados.

Por su parte, el doctor Duane Mellor, de la Universidad Coventry, señaló que los edulcorantes no calóricos juegan un papel relevante en relación con la calidad de la dieta en general, pues cuando ésta
incluye un consumo excesivo de azúcares, es muy factible que, al cabo del tiempo, se desarrolle sobrepeso e incluso diabetes. En cambio, cuando el azúcar se sustituye por edulcorantes no calóricos,
resulta más fácil mantener una alimentación equilibrada y prevenir este tipo de afecciones, sin perder el sabor dulce de los alimentos.

El desconocimiento y omisión de los riesgos que conlleva el sedentarismo y la mala alimentación han llevado a que seis de cada diez adultos ecuatorianos padezca sobrepeso u obesidad. Además, dos de cada cuatro escolares, uno de cada tres adolescentes y tres de cada cuatro adultos presentan este tipo de problemas.

Una de las claves para afrontar las enfermedades isquémicas del corazón, el cáncer, la obesidad y la diabetes es la prevención. La profesora Katherine Appleton, de la Universidad Bournemouth, sostiene que los edulcorantes no calóricos, además de disminuir la ingesta total de calorías cuando se utilizan en lugar del azúcar, permiten también que el apetito por los sabores dulces disminuya con el tiempo, lo cual implica un beneficio más para la salud.

Appleton también indicó que los edulcorantes no calóricos son positivos para los niños y adolescentes, ya que ayudan a tener dientes más sanos, pues no producen caries.