Archivo de la etiqueta: El Quinche

Peregrinación y fe hacia El Quinche

En noviembre miles de peregrinos caminan entre 30 y 50 kilómetros desde el valle de Los Chillos y el norte de Quito hacia El Quinche para agradecer o pedir favores a la Virgen. El 21 de noviembre es su fiesta y único día que sale del altar para recorrer las calles de la parroquia oriental de Quito.

Texto y fotos: William Morales

Este 2018 hice una caminata desde Yaruquí hacia El Quinche, un tramo de 12 km, pero corto en relación a la que hice hace 20 años con mi familia. En esa época recorrí alrededor de 50 km en unas ocho horas, desde La Armenia (valle de Los Chillos), por la vía Intervalles avancé por Guangopolo, Cunuyacu, El Nacional, Tumbaco, Puembo, Pifo, Yaruquí, Checa y El Quinche.

En esta travesía, de toda una noche, miles de personas iban entre grupos de amigos y familiares con sus grabadoras a pilas para escuchar música (no existía el teléfono celular, o al menos en forma masiva como hoy), linternas y cobijas. Asimismo, caminaban personas de la tercera edad, discapacitadas y niños. No todos llegaban a terminar la travesía y los buses que transitaban lentamente llevaba a quienes no podían seguir con la caminata.

Las vías eran estrechas de dos carriles, existía poco alumbrado público, las ventas ambulantes iluminaban en algo el oscuro camino hacia El Quinche, tampoco existía un resguardo policial como en la actualidad. Por eso, varios grupos tomaban, desde Oyambarillo, la vía de la Línea Férrea, que hasta la actualidad está abandonada sin adecuaciones y las rieles ya casi han desaparecido del camino.

Un reloj anuncia la llegada de cada peregrino

Hoy, a pesar que en este sector se construyó el nuevo aeropuerto de Quito y las vías fueron ampliadas a tres carriles por cada lado y fueron iluminadas todas las vías que conectan a la capital con Tababela, el trayecto desde Yaruquí hacia El Quinche, de 12 km, está como hace 20 años. En esa vía no ha cambiado nada, todavía existen vías estrechas sin iluminación, no hay inversión en este sector, al parecer las autoridades locales solo dejaron construir el aeropuerto y se olvidaron de las parroquias aledañas. En Yaruquí, Checa, Iguiñaro y El Quinche no ha transcurrido el tiempo, existen barrios sin calles asfaltadas, la Línea Férrea que fue la principal vía en el siglo pasado, ahora está abandonada con derrumbes en varios sectores y en algunos casos las viviendas van tomando parte de esa vía del ferrocarril.

La caminata de este 2018 empecé a las 03:10 desde Yaruquí por la vía E35 donde decenas de policías custodiaban las calles que conectan a esta vía, para que ningún vehículo transite. Sin embargo, a las 03:45, la policía motorizada prevenía a los caminantes para que se vayan a la orilla del camino porque empezaba a transitar una caravana de buses y autos.

El 21 de noviembre de cada año se celebran las fiestas de la Virgen de El Quinche desde 1604.

En la carretera, grupos de dos hasta ocho personas ocupaban la calzada a paso acelerado porque todavía hay 12 kilómetros por recorrer hasta llegar al Santuario de El Quinche. Otros grupos ocupaban las cunetas para sentarse, descansar y hasta dormir por el agotador trayecto.

Cerca de las 04:00, en Checa, el clima se tornó nublado y con una ligera llovizna que refrescaba a quienes caminamos a paso acelerado. En este sector, los vendedores empezaban a retirar sus productos porque ya vendieron casi todo y porque están pasando los últimos caminantes.

Durante la misa, los peregrinos descansaban junto a las velas

Hace dos décadas llegué a El Quinche a las 05:00 y lo repetí en este año para comparar qué ha cambiado en ese tiempo. Todo era igual, a excepción del campo Mariano construido detrás del Santuario, donde se desarrollan las misas (desde las 00:00 durante toda la madrugada) y la logística de las decenas de policías (incluido un helicóptero) que resguardaban todo el trayecto y la parroquia.

Los comerciantes vendían todo tipo de recuerdos, comida, velas, cobijas y demás durante la madrugada. Asimismo, personas de la tercera edad pedía limosna en la puerta de la iglesia, otras rezaban y lloraban, otros dormían, otros encendían velas mientras transcurría la misa, y antes de las 06:00, el sacerdote bendecía a los creyentes y peregrinos de la Virgen de El Quinche. En las calles, las personas formaban largas filas para tomar un bus y regresar a sus casas con la satisfacción de haber cumplido un reto de fe, devoción y con la esperanza de regresar el próximo año.

Miles de peregrinos hacen fila para abordar un bus de regreso a sus hogares.

 

Alrededor de un millón de fieles caminan hacia el santuario de El Quinche

El plan operativo de movilidad, que se ejecuta desde este viernes 16, sábado 17 y domingo 18 a partir de las 16:00 por la romería anual al santuario de la Virgen de El Quinche, está listo.

Los cierres viales en las tres rutas de peregrinación establecidas: Calderón-El Quinche, Colibrí-El Quinche y Cusubamba-El Quinche van desde las 18:00 hasta las 04:00. Más de 780 efectivos de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) y 1 872 de la Policía Nacional trabajarán en la vialidad y la seguridad.

La agencia señaló que para el retorno de los más de un millón de feligreses que asistan al santuario se establecieron rutas para la salida de los buses. 1.025 unidades de transporte público prestarán el servicio.

Sin embargo, los habitantes del sector de El Quinche y Yaruquí dicen que hay problemas al final de la procesión cuando miles de fieles regresen a Quito, a partir de las 04:00, tras habilitarse la ruta.

La dificultad radica en que la carretera E35, la cual conecta a Cusubamba con el redondel de Tababela, cuenta con un tramo que solo es de dos carriles. Este comienza en la Y de Cusubamba y termina en el barrio San Carlos de Yaruquí.

“Diariamente, desde El Quinche hasta Yaruquí, nos demoramos cerca de 15 minutos en circular, la situación se complica por los dos semáforos que hay en Yaruquí”, dijo Paúl Gordón, titular del GAD de El Quinche.

Él calcula que el tráfico vehicular se agudizará cuando miles de personas regresen a Quito tras participar en la peregrinación. “Por lo menos se demorarán 45 minutos hasta salir de Yaruquí y tomar la ampliación de la vía, de cuatro carriles, con dirección al redondel de Tababela”.

En ese punto hay un letrero amarillo con letras negras del MTOP con el mensaje: “Precaución, fin de ampliación a cuatro carriles”. Más allá de eso, la gente pide soluciones para mejorar la movilidad.

Patricia Osorio, presidenta del GAD de Yaruquí, aseguró que se han reunido con las autoridades del MTOP para analizar el tema de la ampliación de la E35. “Nos indicaron que se debe hacer un nuevo estudio para la ampliación o el baipás en la zona”.

Como solución, las autoridades de Yaruquí habilitaron un camino de piedras paralelo a la vía E35. Desde allí se ingresa a la parroquia y se evita la congestión generada por los semáforos y la ruta que únicamente es de dos carriles.

15 puntos de salud

El Municipio de Quito, el Cuerpo de Bomberos (CBQ), la Secretaría de Seguridad, el GAD de Cayambe, la Cruz Roja, la U. Central, el Ministerio de Salud, el Consejo Provincial y el IESS ejecutarán un plan de atención de salud para los miles de peregrinos.

Se han dispuesto 15 puntos de atención médica a lo largo de las tres rutas que conducen al santuario de El Quinche.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Fuente: El Comercio

VIDEO: Adolescente en terapia intensiva tras caída en parque de diversiones de El Quinche

Una adolescente de 15 años fue víctima de un accidente en un parque de diversiones en la parroquia de El Quinche, en el oriente de Quito, se encuentra bajo observación médica en un centro asistencial privado de la capital.

Según informó este jueves 15 de noviembre del 2018, Christian Rivera, técnico de seguridad del Municipio, cerca de las 18:30 del pasado martes 13, un grupo de estudiantes de un colegio de esa parroquia se subió al juego llamado ‘spinout’ para divertirse.

Mientras el juego daba vueltas, la adolescente cayó de 10 metros de altura tras permanecer colgada y sujetada solo por uno de sus compañeros por al menos ocho segundos. Por la fuerza de las máquinas, su peso venció y cayó sobre una superficie de tierra y ripio.

Rivera explicó que la chica primero fue trasladada a un centro de salud público y luego a uno privado. “Tiene lesión en la cadera, fémur, costillas brazo y la cabeza porque cayó de lado”, precisó. Tras impactarse contra el piso, la joven quedó semi inconsciente.

Actualmente, la adolescente se encuentra estable, pero en terapia intensiva. El parque de diversiones, el cual contaba con 12 máquinas de juegos, fue clausurado inmediatamente tras el accidente.

Según Rivera, el miércoles 14, la Agencia Metropolitana de Control, el teniente político de El Quinche, y un ingeniero mecánico de la Secretaría de Seguridad hicieron una inspección y determinaron que “posiblemente hubo una falla hidráulica en el asiento en donde se produjo el incidente en el sistema de seguridad”. También revisaron otros juegos “donde existen algunas observaciones”.

Los juegos de diversiones llegaron a la parroquia de El Quinche hace una semana.

https://rudo.video/vod/czfhZgD50EJ/country/MX/section/destacado-tv_publimetro-tv_virales_widget-tv_virales_xfiles/device/Metro/type/sitio/origin/postvideo_MX/autostart/true/volume/80?metroproduct=publimetro.com.mx&io_page_type=embed&io_app_id=42752&io_canonical_url=https%3A%2F%2Fwww.publimetro.com.mx%2Fmx%2Fdestacado-tv%2F2018%2F11%2F14%2Fjoven-sale-expulsada-juego-mecanico-quinche.html

Fuente: El Comercio

Más de un millón de personas estarán en la romería hacia El Quinche

La romería hacia la iglesia de la Virgen de El Quinche será entre el 16 y el 18 de noviembre, pero también suele haber afluencia el 21, que es el día oficial de la fiesta de Nuestra Señora de la Presentación de El Quinche, tallada por el artista Diego de Robles, en madera, en el siglo XVI. “El 21 es como un domingo movido”, dice Chávez.

Cerca de su puesto está el de Gloria Ruiz, quien lleva 50 años en este negocio; empezó a vender recuerdos religiosos desde pequeña. Si bien se calcula que llegará más de un millón de devotos, Ruiz afirma que cada año menos gente compra rosarios, escapularios o figuras religiosas. Lo que siempre tiene demanda son las velas. Usualmente, ella abre su puesto entre las 06:00 y las 18:00. Este fin de semana no habrá descanso. 1.200 comerciantes están autorizados para vender durante la romería.

Está previsto que las vías se cierren desde las 18:00 del viernes hasta las 04:00 del sábado. Ese día se cerrarán nuevamente a las 16:00 y se abrirán a las 04:00 del domingo. Para la seguridad y asistencia habrá 1.872 policías nacionales y 2.500 funcionarios municipales. También habrá 17 puntos de asistencia médica, 13 de información, 25 baterías sanitarias y siete zonas de hidratación donde se espera atender 330.000 vasos de agua al día.

Desde hace 15 años, la devoción por la Virgen motiva a un grupo de 10 amigos que sale a las 20:00 del viernes desde el Comité del Pueblo rumbo al santuario. Al principio eran unos 30, pero muchos se han casado y ya no los acompañan, cuenta Álex Trujillo, de 36 años. Caminan con fe y sin prisa durante 8 horas, ayudándose en la ruta, para cumplir la promesa que le hicieron a su Virgencita, como la llaman con cariño. Hasta hace unos ocho años, siempre había alguien que regresaba maltrecho: con un pie tronchado, las manos o rodillas lastimadas. Ahora la ruta es más segura y algunos tienen previsto llevar a sus hijos.

Para otros, esta será la primera peregrinación. Se trata de los integrantes del grupo Dios en la Montaña. Son profesores, alumnos y padres de familia del colegio católico José Engling. Partirán desde Tumbaco hacia El Quinche. Diego Moscoso cuenta que la convocatoria se hizo en un grupo de WhatsApp, formado por 120 personas. Alrededor de 40 aceptaron unirse.

Fuente: El Comercio

La segunda parte del Chaquiñán

En la primera parte de la ruta del Chaquiñán explicamos su origen y el tramo que va desde Cumbayá a Pifo. En este reportaje abordaremos la segunda parte de la ruta.

Texto y fotos: William Morales

Mapa de la segunda parte de la ruta del Chaquiñán

El segundo tramo de la ruta ecológica del Chaquiñán tiene unos 30 km y atraviesa las parroquias orientales de Quito: Yaruquí, Checa, hasta llegar al Quinche. En esta parte a pesar de ser también la antigua línea férrea, está olvidado (en relación el primer tramo de Cumbayá) y en algunas zonas casi ha desaparecido, como en el túnel de Iguiñaro que conecta a Checa con El Quinche porque un deslave lo ha borrado completamente.

Empezamos el recorrido en bicicleta desde la gasolinera Primax, en Oyambarillo antes de Tababela, a 32 km de Quito, seguimos por una vía alterna asfaltada hasta llegar a la línea férrea que tiene bien delimitado su espacio entre la vía principal asfaltada y las viviendas. El tramo es de unos 5 km de vía fácil sin pendientes.

El tramo continúa hacia el barrio San Carlos, entrada a Yaruquí, donde la línea férrea casi se une a la vía Panamericana. En este sector hasta subir al centro de esta parroquia se puede tomar provisiones o agua en cualquiera de las tiendas de abasto y es recomendado porque luego no encontraremos ningún otro lugar hasta llegar al Quinche.

Luego de subir hasta Yaruquí empieza la travesía, se deben cruzar cuatro grandes quebradas hasta llegar al Quinche. El camino tiene declives y cuestas para atravesar cada quebrada, la primera es Sigsipugru, tras recorrer la parroquia. Es importante aclarar que en todo el tramo no existe simbología, mapas, ni avisos para guiar a quien transite por la línea férrea, como sí lo hay en el Chaquiñán de Cumbayá.

En esta época de lluvia nos encontramos con varios deslaves y espacios que parecen pantanos, pero a pesar de ello y que el recorrido no es muy extenso, se puede disfrutar del paseo por su hermoso paisaje, ya que se observa las diferentes lomas y la cordillera oriental que rodean a la antigua línea férrea construida hace casi cien años, en este sector cercano a la capital.

Luego de atravesar la segunda quebrada, Achicollos, y antes de llegar a Checa, en la subida de la quebrada Guadalupe existen túneles de cascajo hechas por el hombre y donde se puede tomar un pequeño descanso antes de atravesar la parroquia. Al final de la penúltima quebrada: Agila está un túnel de 200 metrose y llama la atención por su inscripción con el año 1921, probablemente el año en que fue construido.

Continuamos la travesía por Iguiñaro, el único lugar en que se está rehabilitando la ruta, sin embargo en el último tramo, un deslave borró la línea férrea y la entrada al último túnel, también llamado Iguiñaro de unos 400 metros, lo que no impidió para que con mucho cuidado carguemos nuestras bicis y crucemos el deslave hacia el final del túnel, el cual conecta a un puente de ferrocarril, lugar para admirar la paz que brinda la naturaleza y la obra de hace cien años que está por morir. Seguimos hacia la última pendiente y así llegamos a la parroquia de la virgen de El Quinche.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.