Archivo de la etiqueta: tabaco

Día Internacional del Pulmón: Oportunidad para revisar la legislación de control del tabaco en Ecuador

Desde 2017, el 25 de septiembre el Foro Internacional de Sociedades Respiratorias (FIRS) celebra el “Día del Pulmón”, como una iniciativa para concienciar a la población mundial y, en especial, a los gobiernos sobre la creciente problemática que representan las enfermedades respiratorias, principalmente causadas por el consumo de tabaco y nuevos dispositivos como el cigarrillo electrónico.

Francisco Plaza, coordinador de la Fundación Médica contra el Ruido, Ambientes Contaminantes, Adicciones y Tabaquismo (Fumcoradt), menciona que “esta es una iniciativa que tiene como objetivo la defensa de la salud pulmonar, especialmente de los jóvenes ecuatorianos, quienes son más propensos al consumo de cigarrillos desde edades tempranas, debido a la venta unitaria de cigarrillos, lo que provoca que este producto sea más asequible”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), gran parte de los padecimientos pulmonares como el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas, la tuberculosis y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) son provocadas por el consumo de tabaco. De acuerdo con datos recientes, el cigarrillo es el causante del 40% de las muertes relacionadas con afecciones respiratorias[1].

En Ecuador, las cifras del Ministerio de Salud Pública (MSP), revelan que cada día mueren 21 personas por enfermedades relacionadas al consumo de tabaco. Esto representa el 13,4% de todas las muertes registradas en el país. “Es necesario que reforcemos las políticas de control de tabaco; que avancemos en aquellas áreas donde estamos rezagados; por ejemplo, debe prohibirse definitivamente la comercialización individual de cigarrillos y también tenemos que hacer efectivo un mayor control fiscal sobre los productos importados, aplicándoles también estampillas fiscales, para aumentar la capacidad de control del contrabando y el comercio ilícito”, enfatiza el doctor Francisco Plaza.

La incidencia del tabaquismo genera un costo directo anual de 478 millones de dólares, que equivale al 0,47% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y al 6,32% de todo el gasto público anual destinado al rubro de salud[2].

Por esta razón, las campañas mundiales de este año instan a los países a intensificar y reforzar la aplicación de las legislaciones vigentes, para proteger a las personas de la exposición al tabaco, puesto que una gran parte de ellas no se cumplen. En el país, Fumcoradt se suma a este llamado vital, para insistir en la vigilancia y control de este producto que afecta a la población y genera un alto costo al sistema de salud y pérdidas significativas en la economía.

Políticas internacionales, aplicación parcial

Una de las principales políticas implementadas a nivel internacional es el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, suscrito por 167 países, entre ellos Ecuador. Este tratado, entre sus principales acuerdos, detalla que cada nación firmante “procurará prohibir la venta de cigarrillos sueltos o en paquetes pequeños que vuelvan más asequibles esos productos a los menores de edad”, según reza el artículo 16 del tratado.

En varios países, esta normativa se aplica a cabalidad, pero en Ecuador la situación es alarmante. “Todavía es normal ir a cualquier tienda y comprar cigarrillos sueltos o en presentaciones como la conocida ‘media cajetilla’. Este hecho revela la falta de implementación de los compromisos adquiridos, para combatir la epidemia del tabaquismo”, menciona el doctor Francisco Plaza.

Para el especialista, “lo importante del Convenio es que aborda, en forma integral, todas las normativas que son necesarias para realizar un adecuado control del tabaco. Por esta razón, es importante que exista un compromiso país, para ponerlas en marcha y hacerlas cumplir”. También insiste en que la inobservancia de estas leyes pone en riesgo a los jóvenes, quienes son vulnerables al consumo de este producto en el país.

Avances en la región

En Sudamérica hay atisbos de avances en esta materia. En Bolivia la Cámara de Diputados debate prohibir la venta de cigarrillos por unidad, junto con la adopción de mecanismos de prevención, control y sanción, para quienes no acaten la medida. Chile, por otra parte, discute reformar la ley de tabaco vigente, para evitar que se distribuyan cajetillas que contengan menos de 20 unidades de cigarrillos. Hoy en día, este país no permite el comercio de cajetillas con menos de 10 unidades ni la venta unitaria[3].

En el caso de México, se aplican multas de hasta 800 mil pesos (más de 40 mil dólares) por expender cigarrillos sueltos[4], fenómeno muy habitual en el comercio ambulante debido a la falta de control que existe.

En Ecuador, pese a ser una de las naciones líderes con respecto a la implementación de políticas de control, no hay ninguna restricción a la venta unitaria de cigarrillos. Y ello pese a que el país es reconocido internacionalmente por la OMS por las políticas que aplica , entre ellas las restricciones al consumo, la carga de impuestos y por proyectos como el SIMAR (Sistema de Identificación, Marcación, Autentificación y Rastreo) del Servicio de Rentas Internas (SRI), que permite fiscalizar el correcto pago de impuestos por parte de la industria del tabaco, prevenir la evasión y combatir el comercio ilícito.

Cigarrillo electrónico, el peligro del tabaquismo bajo nuevos formatos

Recientemente, el estado de Nueva York (Estados Unidos) prohibió la venta de cigarrillos electrónicos, tras conocerse varias muertes asociadas a estos dispositivos y por el alarmante aumento de uso entre los jóvenes, convirtiéndose en una nueva puerta de acceso al tabaquismo. Varios especialistas han determinado que su consumo ha dado origen a lo que han denominado como “enfermedades pulmonares desconocidas”. Esta crisis en el caso de Ecuador ha llevado a la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) emitir una alerta que aconseja abstenerse de usar este tipo de dispositivos.

De acuerdo con varios estudios, se descubrió que el aerosol que emana de los cigarrillos electrónicos contiene 4 grupos de tóxicos y compuestos cancerígenos llamados carbonilos, compuestos orgánicos volátiles, nitrosaminas y metales pesados[5]. Un análisis de la Universidad de Portland (Estados Unidos), realizado en 2015, determinó que el vapor con nicotina tiene una sustancia que lo hace entre 5 y 15 veces más cancerígeno que el tabaco común.

La popularidad del cigarrillo electrónico ha crecido paulatinamente en los últimos años, debido a las campañas que los promocionan como supuestamente inocuos o poco dañinos. Se ha generado una intensa promoción de los dispositivos que calientan los líquidos con nicotina y saborizantes, en busca de nuevos clientes. Pero la OMS advierte, en su más reciente informe sobre la epidemia del tabaquismo que la desinformación diseminada por la industria del tabaco sobre los cigarrillos electrónicos representa una “amenaza actual y real”[6].

En Ecuador, La Ley Orgánica para la Regulación y Control del Tabaco también se aplica a cigarrillos electrónicos. Sin embargo, su presencia en el mercado, donde se promocionan como una opción para los consumidores que buscan dejar de fumar, amenaza con minar los avances que se han logrado en la lucha antitabáquica.

Para Francisco Plaza, el consumo de cigarrillos electrónicos “está presentándose como un juego”. Las compañías promocionan los cigarrillos electrónicos con sabores a frutas, olores especiales, como si fuesen golosinas, advierte el galeno, y recomienda estar alertas y reforzar los controles de estos dispositivos que están desplazando al cigarrillo tradicional y suponen un gran riesgo para la salud.

¿Cómo reforzar el control del tabaco?

El 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, fecha que constituye una oportunidad para centrar la atención en importantes cuestiones de salud pública que afectan a la comunidad, y aumentar la conciencia y los conocimientos sobre cómo prevenir enfermedades.

Una de ellas es el tabaquismo, que es la principal causa prevenible de muerte y enfermedad a nivel mundial. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaco mata a 7 millones de personas cada año.

En Ecuador, según datos del Ministerio de Salud Pública (MSP) cada día mueren 21 personas por enfermedades relacionadas al consumo de tabaco. Esto representa el 13,4% de todas las muertes registradas en el país. En 2015 fallecieron 5.074 personas y en 2016 la cifra creció a 6.517. El tabaquismo genera un costo directo anual de 478 millones de dólares, lo que equivale al 0,47% de todo el Producto Interno Bruto (PIB) del país y al 6,32% de todo el gasto público en salud anual.

Según señala la OMS, el consumo de tabaco ocasiona diversos tipos de cáncer (estómago, próstata, hígado, colon y recto) disfunción eréctil, enfermedad vascular periférica, enfermedades coronarias, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, bronquitis aguda y enfisema. Son más de 25 enfermedades a las que se le vincula, con una responsabilidad del 90 % de las patologías tumorales, del 75% de las bronquitis crónica o enfisema y del 25% de los síndromes coronarios agudos.

Por eso, el Día Mundial de la Salud es una buena oportunidad para insistir en la importancia de reforzar las políticas de control del tabaco.

¿Qué hace el Ecuador para precautelar la salud de los ecuatorianos?

Según las medidas recomendadas por la OMS (MPOWER), cuya ejecución tiene importantes avances en el país, entre los mecanismos más efectivos para mitigar el consumo de tabaco están: generar espacios libres de humo, dar asistencia a los fumadores que desean dejar el hábito, crear advertencias gráficas en las cajetillas de cigarrillos, prohibir la publicidad tabacalera, aumentar los impuestos del tabaco y detener el comercio ilícito del producto.

Sobre este último, desde el 25 de septiembre de 2018, entró en vigor el Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco, del cual Ecuador es signatario. Este dispone que los países establecerán un sistema de seguimiento y localización de todos los productos de tabaco que se fabriquen o importen en su territorio, con el objetivo de controlar la cadena de comercialización, evitar la evasión de impuestos y combatir el contrabando.

Ecuador es reconocido internacionalmente por la OMS por las políticas que aplica para el control del tabaco, entre ellas las restricciones al consumo, la carga de impuestos y por proyectos como el SIMAR (Sistema de Identificación, Marcación, Autentificación y Rastreo), del Servicio de Rentas Internas (SRI).

El SIMAR se compone de una plataforma tecnológica que permite el control de la producción de cigarrillos mediante la colocación y activación de componentes físicos de seguridad. También cuenta con una aplicación para teléfonos inteligentes que permite al consumidor validar la procedencia legal de este producto. Desde su implementación en julio del 2016, se han marcado 1’900 millones de productos a nivel nacional, según el SRI.

Este proyecto mejora la recaudación de ICE a los cigarrillos, por cuanto ésta ha caído menos que la producción, según lo reconoce el propio SRI. Sin embargo, se avanza hacia la marcación de los productos importados de tabaco para fortalecer la capacidad de detectar y prevenir el contrabando.

El Banco Mundial en su informe “Confrontando el Comercio Ilícito – Una Revisión Global de las Experiencias de los Países”, elogia al Ecuador y en 19 páginas lo presenta como un caso de éxito por el desarrollo del sistema de control y trazabilidad de cigarrillos.

Sin duda el proyecto SIMAR es el comienzo de un esfuerzo sostenido del gobierno en la lucha contra el comercio ilícito de productos de tabaco. En 2017, la OMS premió al Ecuador y al SRI por implementar estas medidas de control y las calificó como un ejemplo para otros países que buscan eliminar el comercio ilícito de los productos de tabaco.

El Ministerio de Salud determina que el gasto anual del Estado para tratamientos de enfermedades provocados por el tabaco está en alrededor de 478 millones de dólares.

Para continuar avanzando en las políticas de control del tabaco, Ecuador necesita reforzar su capacidad de controlar el comercio ilícito y el contrabando de cigarrillos. Para ello, se debe ampliar la marcación y trazabilidad de las cajetillas a los productos importados.

El tabaco también afecta a la concepción

En el Ecuador, alrededor de 21 personas mueren diariamente por el tabaquismo.

Se estima que al año 7.798 personas fallecen debido al consumo de cigarrillos y las enfermedades que produce. El Ministerio de Salud afirma que las muertes por afecciones ligadas al consumo de tabaco representan el 13,4 % de todas las muertes a nivel nacional.

Fumar causa daños en la mayoría de órganos del cuerpo y disminuye la salud en general de la persona. Entre las enfermedades más comunes por el consumo de tabaco están los cánceres de pulmón, esófago, boca, garganta, estómago y cuello uterino. El tabaquismo constituye una de las causas más comunes de las afecciones respiratorias. Sin embargo, fumar también pone en riesgo la salud de las personas que desean concebir.

El cigarrillo es una de las amenazas más severas para la fertilidad femenina. Los componentes del tabaco afectan el proceso de maduración de los folículos ováricos. Además, las mujeres que fuman con regularidad suelen tener peor calidad ovocitaria y embrionaria. En algunos casos, el consumo de cigarrillos da lugar a que aparezcan anomalías cromosómicas durante la gestación y la menopausia se adelante entre 1 y 4 años.

La fertilidad femenina no es la única que corre riesgo. Los hombres también sufren afectaciones a la calidad de su esperma al consumir tabaco. La nicotina, sumada a algunos componentes tóxicos que se encuentran en la composición de los cigarrillos, puede originar la fragmentación del ADN del espermatozoide.

Según el doctor Francisco Barahona, especialista en fertilidad, son varios los factores ligados al consumo de tabaco que afectan la fertilidad de una persona. “Fumar durante el embarazo influye en el desarrollo normal del bebé. El consumo de cigarrillo puede influir en el crecimiento y aumenta la tasa de parto prematuro. Por otro lado, fumar antes del embarazo también genera secuelas y aumenta las posibilidades de aborto, embarazo ectópico, muerte de los fetos y también hay una mayor incidencia del desprendimiento de la placenta” afirma.

Los fumadores activos y pasivos sufren las secuelas de los químicos tóxicos que contiene el tabaco. Si una mujer es fumadora pasiva, es decir si alguien en su entorno fuma, puede ver afectada su fertilidad y su embarazo, incluso llegando a provocar la muerte del feto. Según Barahona, no existe un consumo mínimo de cigarrillos que no produzca afectaciones en el bebé o en la madre. “Lo ideal sería que la persona deje de fumar antes del embarazo. Los compuestos del tabaco como la nicotina van a disminuir la fertilidad. La recomendación con el cigarrillo es dejar de consumir y en caso de existir adicción, reducir al máximo su consumo” sostiene el especialista.

Las mujeres que fuman regularmente pueden demorarse el doble en concebir a comparación de las mujeres que no consumen cigarrillos. Por esta razón, los especialistas en fertilidad consideran que los tratamientos de reproducción asistida son los más recomendables, para estos casos. La temprana visita a los expertos puede convertirse en una variable decisiva al momento de concebir.

Uno de los tratamientos de reproducción asistida más comunes en el país es la vitrificación. La vitrificación es una técnica complementaria de fertilidad que tiene como fin conservar los óvulos jóvenes. Para ello se hace una punción y se extraen los ovocitos seleccionando los idóneos, posteriormente se cubren en solución salina en una pajuela y se sumergen en nitrógeno líquido donde se pueden preservar por tiempo indefinido. La vitrificación de óvulos es cada vez más accesible para mujeres entre los 30 y los 41 años.

En Ecuador existen innumerables tratamientos de fertilidad. Sin embargo, la opción más recomendada, por la tasa de éxito que bordea el 70 %, es la Fecundación In Vitro (FIV). La colocación de óvulos donados por otra mujer tiene un costo de 6 mil dólares, la congelación de embriones 2.500, y las técnicas ICSI e IMSI, bordean los 5 mil dólares.

La efectividad de estos tratamientos puede verse afectados si el consumo de tabaco es recurrente. Barahona afirma que “a pesar del alto consumo, ha reducido la tasa de personas que llegan con problemas de consumo de tabaco. Se ha visto que las personas ahora toman más conciencia al momento del embarazo, es decir que han reducido el consumo de tabaco o lo eliminan cuando van a tener un hijo”.